Las muñecas de Armani

Las muñecas de Armani

Como Armani, hay muchas marcas que utilizan los menores para diseñar sus campañas publicitarias a través de la feliz y inocente imagen de niños. En este caso, la firma italiana tiene como imagen publicitaria a dos niñas que deberán tener entre 5 y 8 años representando Armani Junior, la pequeña colección de la empresa que, obviamente, tienen como público final los padres de los niños para que vistan con la última moda de la empresa.

Hacer publicidad para niños pequeños no es lo que se intenta debatir. La polémica reside en el uso que se hace de las menores, ya que están vestidas como personas adultas dando un perfil de persona moderna, libertina, sin preocupación alguna, recalcando que son jóvenes y que pueden vestir a la última moda. No nos equivoquemos, estas    niñas están creciendo en un ambiente que no les toca, están siendo manipuladas por una serie de personas que están detrás de la cámara que les hace fotos. Son niñas que están viviendo en un ambiente con glamour, lejos de los juguetes humildes que teóricamente les pertenece como niñas que son. Lo que no se puede hacer, por parte de ninguna empresa, es cortar las raíces de la niñez, sacar a estas niñas de su entorno natural y venderles un sueño pintado de colores del arco iris que después acaba terminando en infancia rota o perturbada gravemente.

Por otra parte, durante la duración de los publireportajes que muchas empresas hacen, van perdiendo horas de clase y de socialización con niños de su misma edad, de manera progresiva. No se puede tolerar que empresas de ropa, diseño o de cualquier temática use a los niños y se aproveche de su infancia para obtener beneficios y haciendo válido un rol adulto. Está claro que los padres también son importantes en esta decisión porque ponen a sus hijos a disposición de la empresa, pero los mismos padres tienen que ser conscientes que juegan con una parte importante de la vida de sus hijos y que, una vez estás dentro del «magnífico» mundo de la publicidad, es una espiral de la que es difícil escapar. La razón es porque, por una parte, ves a tu hijo o hija teóricamente feliz, y por otra, es una suculenta fuente de ingresos.

Que opinión os merece el uso de los niños en actos publicitarios tales como estos? O por otro lado, observáis que se lo pasan bien y que son graciosas? AGC Showroom ha dado su opinión antes, ahora os toca a vosotros!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s