Publicidad polémica | Una campaña de «vuelta al cole» machista y repugnante

Después de repasar algunas de las noticias más relevantes de la prensa digital necesarias para mi trabajo, he accedido al apartado de «Sociedad» de El Periódico y mi sorpresa ha sido mayúscula. Sin poder apartar mis ojos de la noticia, he leído que se había lanzado una campaña de promoción de un prostíbulo a través del concepto ya famoso «La vuelta al cole». ¿Cómo? Muy fácil, de manera frívola, «sensual» y totalmente sexista. Esto ha ocurrido en Cartaya (Huelva), donde un burdel llamado «El Bosque» ha utilizado esta campaña para promocionarse y ganar visibilidad, como siempre dañando la imagen de la mujer. Un acto denigrante que incita al abuso de menores, pedofilia en estado puro y que un conjunto de personas, las mentes pensantes de esta campaña, parece que se les ha pasado por alto.

«Sexista y vejatoria«, así conceptualizaba el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) la campaña que afortunadamente fue retirada por los organismos públicos. Igualmente, el daño ya está hecho. Se trata de atacar a las mujeres de nuevo, y más de la mano de los lupanares, centros de «ocio masculino» especialistas en denigrar a las mujeres, tratarlas como objetos y sometiéndolas por debajo de su dignidad, una vez más y sin que a nadie, parece que le importe. Indignación y estupor es lo que sintió la población de esta ciudad onubense al relacionar el sitio con esta noticia y la denuncia tumbó el tema, pero esto sigue sucediendo, una vez más y sin que a nadie le importe.

Tenemos que hacer hincapié en el trabajo desde la escuela, desde el trabajo, desde los círculos íntimos y familiares, de poder luchar por la igualdad de género, de convertir un proceso creativo en algo excepcional y no en campañas repugnantes. Sandeces que se destilan en mucha parte de la sociedad, en gente pobre de conocimiento. Ignorantes (hombres y mujeres) machistas que no hacen avanzar a la sociedad. No nos podemos permitir esto. Se supone que somos una sociedad avanzada, que luchamos por unos ideales y que hemos ido evolucionando gracias a hombres y mujeres que se han exprimido física y mentalmente para que un tercio de la población mundial viva con un nivel óptimo de calidad de vida.

La igualdad de género y el respeto a las mujeres no debe ser una utopía sino una realidad palpable y todos somos responsables. Por este motivo, la población debe combatirlo con píldoras de educación tolerante y respetuosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s